Digital clock

ALIENIGENAS DESDE LOS TIEMPOS SUMERIOS



Las sociedad sumeria

La estratificación social

Desgraciadamente se desconoce el grado de organización social y urbana que los sumerios alcanzaron en los primeros momentos del Dinástico Arcaico; aunque en algunas tablillas ya se observa el concepto de en, que designaría en sus primeros momentos, tanto al señor como al sacerdote.

El término en equivaldría al título de un personaje importante, que viviendo en posición privilegiada, dirigiría los destinos de su comunidad urbana o si se quiere, de su unidad de riego, dentro del contexto general hidráulico de Súmer.

La mitología sumeria indica que en los orígenes de los tiempos el supremo consejo de los dioses parceló la tierra en diferentes Estados que se asignaron a otros tantos dioses, quienes a su vez los delegaron en unos cuantos mortales, para que fuesen ellos sus representantes administrativos, situación que como muy bien veremos ahora, colocaba a estos mortales en una clara posición cercana a la divinidad. Esta situación lleva al soberano a una posición privilegiada en la que cada una de sus acciones se ve legitimada por esa decisión divina, éste se convierte pues en un mediador entre la esfera divina y la terrenal y se convierte en el administrador de las tierras de cara al dios, quedando en manos del poder divino la productividad de éstas y el resultado de las batallas.

El nacimiento de las ciudades-Estado cuya característica común era la presencia del templo en el que habitaba la divinidad propietaria de las tierras, provocaría un entente religioso y económico que bien llevado, permitiría la prosperidad material del templo y sus súbditos.

Se desconoce la situación que hizo que en un primer momento las tierras y los bienes económicos fueran propiedad del templo, en vez del palacio o del representante del poder civil.

Sea como fuere, la Baja Mesopotamia a comienzos del tercer milenio, estaba ya estructurada en diferentes ciudades-Estado de caracter teocrático, que habían evolucionado de formas de organización tribal a formas ya urbanas y que presentaban una serie de características comunes: territorio con fronteras delimitadas, organización social, mantenimiento de la paz interna, ideologías y aelrciones exteriores con las demás ciudades-Estado, etc.

En los primeros momentos, el sustrato social se encuentra estructurado en torno a familias patriarcales bajo el control de los en, lugal y ensi respectivos, para pasar a un estrato funcionarial en tiempos akkadios o bajo el divino soberano en la etapa neosumeria.

La sociedad sumeria se divide en 3 grandes grupos o capas sociales:

Los hombres libres, formados por los dirigentes, sacerdotes o funcionarios, así como una gran masa de trabajadores sin mas beneficio que el poder de su trabajo y siendo siempre estos dependientes de un superior.

Los semilibres que se veía formada por aquellas personas que se veían obligadas a acudir a la llamada del lugal sin poder negarse a la misma. Esto incluye a aquellas personas a las cuales se les encomendaba una función y que pasaban a recobrar la libertad una vez se hubiese acabado esta.
Publicar un comentario